«Su dignidad y su concisa franqueza son un punzante recordatorio de que el sufrimiento humano es siempre
único, presente e individual.»
W. S. Merwin