«No existe, entre las novelas cortas de su época, ninguna más extraña y oscura que esta.»
Frederick S. Frank