«El detallado estudio de los métodos de la Policía francesa realizado por Arthur Griffiths cristalizó en el sardónico humor de El expreso de Roma
Hugh Greene